Microcrítica: El legado de don Juan

Ayer tuve un lunes de esos un poco tontos, así que decidí aprovechar mi tarifa plana del Lara e ir a ver El legado de don Juan. Es la primera obra escrita y dirigida por Guillermo Amaya, aunque no la única, porque el dramaturgo acaba de estrenar en el Festival Surge Madrid  (Sala tú) la comedia de intriga ¿Quién mampara?.

Da gusto encontrarse piezas teatrales como esta, que te arrancan carcajadas casi a la fuerza y a la vez plantean preguntas sin caer en esa intención moralizante que a veces da tanta rabia. Sirviéndose de poco más que un sofá de sky rojo, una muñeca hinchable, unos palos de golf, un hábito de monja y un radiocassete, Amaya ha montado una función que habla de hábitos sexuales, paro juvenil, prostitución y otros temas de actualidad desde un punto de vista optimista, cosa que no es fácil.

legado

De un primer vistazo puede parecer una comedia de enredo algo simplona: cuatro personajes van llegando a casa de don Juan, que ha fallecido, citados por el notario para la apertura del testamento. Sin embargo, bajo esa apariencia se esconden referencias a Ortega y Gasset, Schopenhauer y una novedosa relectura del arquetipo donjuanesco.

Leer más »